Coda, de Sian Heder

No debería sorprender que Coda: los sonidos del silencio haya ganado el Oscar a mejor película. Leyendo su sinopsis, es clarísimo que los miembros de la Academia iban a encontrarla oscarizable: es otra historia de superación frente a la adversidad, aborda el tema de la discapacidad de una manera no conflictiva, apela mucho más a las emociones que a la reflexión crítica, y tiene una suerte de final feliz.

Matar a la bestia, de Agustina San Martín

“Las imágenes que creamos para esta película fueron diseñadas pensándose como cuadros. Había una búsqueda por encontrar el ensueño en todo, por trazarlo de un modo que se sintiera como un universo paralelo, como la realidad invertida. Buscábamos elementos ordinarios que pudiesen sentirse extraordinarios con tan sólo un detalle en la luz o un brillo. En esa búsqueda, el objetivo era enredar lo real y lo imaginario como si la película misma estuviese vista bajo la mirada de Emilia”, señala Agustina San Martí, guionista y directora de Matar a la bestia, actualmente en exhibición en el cine Gaumont a las 18:30 y en Malba Cine, los sábados a las 22:00.

Liquid Sky, de Slava Tsukerman

Una de las grandes rarezas de 1982, Liquid Sky es una deslumbrante obra que fusiona la ciencia ficción de las distopías con la psicodelia de la época y así concibe un relato audaz y vanguardista. En la sección TRAILERS podés recordar algunos de sus planos más icónicos. Y si no la viste nunca, con más razón: es uno de esos trailers que prácticamente te obligan a ver la película.

King Richard, de Reinaldo Marcos Green

A esta altura, es casi imposible pensar en King Richard sin recordar el fuerte cachetazo que Will Smith le dio a Chris Brown. No me interesa discutir si estuvo bien o mal. No viene al caso. Pero, a veces, parece que Richard Williams, el protagonista de la película dirigida por Reinaldo Marcus Green, tiene algo en común con ese Will Smith en la ceremonia de los Oscars. Lo que impacta, o me impacta, es el sentido de omnipotencia que puede ser autodestructivo, cuando no destructivo también para los otros.

El poder del perro, de Jane Campion

A pesar de haber sido nominada para 12 premios Oscar, El poder del perro, de Jane Campion, solamente ganó el premio a Mejor Director. Y si bien es una desilusión que no haya ganado ningún otro premio, lo cierto es que el premio que recibió Campion es el más importante, luego de el premio a mejor película. Por otra parte, se sabe que muy pocas mujeres han sido nominadas para este premio en la historia de los Oscars. Una tradición poco feliz que parece haberse quebrado el año en 2011 con Kathryn Bigelow y The Hurt Locker, y después el año pasado, cuando Chloé Zhao ganó el premio a mejor director por Nomadland.

Fright Night, de Tom Holland

Fright Night es una de las películas emblemáticas de Tom Holland, más conocido como el director de Child’s Play (Chucky) , aunque algunos también lo recordarán por Thinner, una adaptación, nada mal, por cierto, de unos cuentos de Stephen King. Frigth Night, de 1985, se convirtió casi en una película de culto para de esa época dorada para el cine de terror. Tuvo su remake en 2011, dirigida por Craig Gillespie (Lars and the Real Girl), y, por suerte, fue una remake más acorde a los tiempos y con un punto de vista diferente, en vez de un calco sin inspiración. Ver una después de la otra tiene su encanto, aunque para los nostálgicos nada va a superar la de 1985.
En la sección FAN ART vas a encontrar una serie de posters realizados por artistas independientes. No es porque lo diga yo, pero lo cierto es que son todos atractivos, cada uno a su manera.

R.J.Walsh, de Fermín Rivera

“R.J.W., el título del documental, hace mención (además de la afición por las claves de Rodolfo) a Walsh antes de ser Walsh. El Walsh no tan transitado, que no nació héroe ni escritor, sino que se fue construyendo en un lento proceso de transformación. Un Walsh que puede resultar incómodo con sus artículos a los aviadores. Un Walsh ecléctico que nos da la pauta de su metamorfosis. El Walsh que dice que su historia es la historia de la Argentina”, señala Fermín Rivera, guionista, director y productor de un documental que, efectivamente, revela aristas no tan conocidas – al menos no para el gran público – de uno de los más grandes escritores que ha tenido Argentina a lo largo de toda su historia.

(…) el mismo río, de Alejandro Fernández Mouján

“Vivimos a la vera de un río, somos también ese río. ¿Qué registraron de él en otras épocas? ¿Qué puedo registrar hoy? ¿Hay una memoria del paisaje? Nunca sabremos lo que atesoran los viejos árboles de estos bosques ribereños”, dice Alejandro Fernández Mouján, uno de los documentalistas argentinos más importantes de las últimas dos décadas, acerca de (…) el mismo río, su nueva película.