X, de Ti West

Ti West, uno de los mejores directores de cine independiente de terror, nos dio algunas de las mejores películas de las últimas dos décadas: The House of the Devil, The Inkeepers, un segmento de V/H/S y The Sacrament.

Beast, de Michael Pearce

Gran parte de las películas sobre asesinos seriales, o sospechosos de serlo, se concentran en ellos, sus historias de vida, sus traumáticos presentes (o quizás no tan traumáticos), en sus habilidades para asesinar y, fundamentalmente, en las características de su psicología.

La culpa, de Gustav Möller

Pontypool (2008) es una película canadiense de terror dirigida por Bruce McDonald en la que un locutor de una pequeña estación de radio recibe llamadas de oyentes desesperados que dicen que un virus desconocido está infectando a los habitantes de zonas rurales de Ontario. Concretamente, los está transformando en una suerte de zombies. Toda la…

Hosts, de Adam Leader y Richard Oakes

No es fácil mantener a un fan del cine de terror tenso y expectante durante casi toda la duración de una película de invasión al hogar. Es que ya se hicieron tantas, algunas excelentes y otras horribles, que uno se pregunta qué puede haber de nuevo. Hosts es la respuesta a esa pregunta.

Possessor, de Brandon Cronenberg

No debe ser nada fácil ser el hijo o la hija de un director de cine consagrado, con una estética muy personal y una capacidad creativa enorme. Pensemos en el caso de Jennifer Lynch, quien filmó cuatro películas tratando de imitar el estilo de su padre y resultó que solamente Chained es respetable. No por casualidad es la que menos se parece a la obra de David Lynch. Las otras tres – Boxing Helena, Surveillance y Hiss- son simplemente descartables.

Sweetheart, de J. D. Dillard

Jenn es una joven morena que hizo una excursión marítima que terminó siendo un desastre a causa de una feroz tormenta. Jenn sobrevivió y pudo nadar hasta la playa de una isla tropical. Está absolutamente sola. O no. Porque, en realidad, enfrentarse a los infortunios de la naturaleza resulta ser el menos de lo males, considerando que un ser maligno sale de cacería todas las noches.

Host, dirigida por Rob Savage

La premisa de Host es bastante simple, pero también muy acorde a los tiempos. Cinco amigas y un amigo contratan a una médium para tener una sesión de espiritismo via Zoom durante la cuarentena

I See You, de Adam Randall

Adam Randall dirige I See You/Te veo con la clara conciencia de qué es esencial para un buen thriller: el tono ominoso, la intriga que se va acrecentando, la seducción del misterio con sus climas amenazantes y ese no sé qué que nos hace sentir que hay algo que está muy, muy mal.

Calibre, de Matt Palmer

Ganadora del premio a Mejor Película en el Festival de Edimburgo, el thriller escocés Calibre, dirigido por Matt Palmer, demuestra ser lo suficientemente inteligente como para utilizar, en principio, algunos clichés del género para luego dar un giro inesperado y así transformar la película en algo muy diferente a lo que uno se imaginaba.