Raúl Alfonsín, la democracia desde adentro, de Juan Baldana y Christian Rémoli.

Exhaustivo, meticuloso y conmovedor es el documental Raúl, la democracia desde adentro, que narra parte de la vida personal de Raúl Alfonsín y busca explorar algunos enigmas de su presidencia. Con 60 testimonios y archivos inéditos (con grabaciones, fotografía, fragmentos televisivos de todo tipo, filmaciones hechas por ciudadanos) el documental retrata, desde distintos puntos de vista, la figura del ex presidente y da cuenta de un período muy significativo de la historia argentina. Por extensión, también examina los grandes conflictos de América Latina.

A priori uno podría pensar que este documental de Juan Baldana y Christian Rémoli, que dura dos horas y media, que abarca tanta información y no pocas lecturas sobre los hechos que acontecieron, podría ser moroso, meramente informativo o simplemente didáctico. Si le sumamos que su narrativa y su forma fílmica es convencional, entonces podríamos pensar que no vale la pena verlo. Y estaríamos muy equivocados.

Porque nada tiene de malo una narrativa convencional si es ejecutada con tanta precisión y tantos aciertos. Es decir, cuando se sabe bien qué contar y cómo hacerlo. Cuando la palabra hablada (en campo y en off) es tan elocuente que construye imágenes indelebles. Y cuando el montaje está al servicio de darle el tempo exacto a cada plano y cada escena, entonces la película no puede sino ser ágil y atrapante. También es entretenida, en el mejor sentido del término.

Sin que la fotografía llame la atención sobre sí misma, el diseño visual es sutil pero muy efectivo. La imagen de Alfonsín dando un discurso que se refleja en la pared de un edificio, la reconstrucción de jóvenes pintando consignas políticas en muros desolados, las vistas de las zonas internas de la Casa de Gobierno, también sin gente pero con un aire que conjura a los espíritus que allí habitaron.

Raúl (La Democracia desde adentro) comienza narrando los primeros años del ex – presidente, cuando era un niño en su pueblo natal, Chascomús. Con una madre de un carácter fuerte, Alfonsín es educado con mucho afecto y, entre cosas, descubre el placer de la lectura. Más tarde, será un abogado al que el dinero no le llama la atención – incluso a punto de trabajar gratis. Padre de seis hijos, a los que quiere con un amor inconmensurable. Sin embargo, su pasión por la política y por transformar la Argentina hizo de él un padre ausente.

Luego viene su militancia durante fines de los ’60 y principios de los ’70. Esta es una de las zonas de la película en la que aparece material de archivo nunca antes visto. Pero no se trata de simple material biográfico ya que va mucho más allá. Se trata, en cambio, de utilizar todo esta material para poner a Alfonsín en perspectiva dentro de un contexto complejo y, por momentos, amenazante – es imposible olvidar su persecución por parte de la Triple A.

Luego vendrá el fin de la dictadura, el regreso de la democracia en 1983 de la mano de este gran estadista que tuvo que enfrentar un legado más que arduo: el poder que los militares seguían teniendo, el vaciamiento del país, una enorme deuda externa, una economía destrozada, ciudadanos que buscaban a miles de familiares desconocidos, los conflictos del plan austral, el levantamiento de los Carapintadas en la Semana Santa del ’87 y el asalto al cuartel de la Tablada en 1989. Y muchas cosas más.

Ser Alfonsinista (o no) no importa en lo más mínimo para dejarse llevar por la historia de este hombre fundamental en la historia de América Latina. Uno se siente tocado por ver a un presidente tan comprometido con sus ideas y con hacerlas realidad. Una persona que gracias a este documental aparece en toda su complejidad.

También es doloroso ver como la historia de la Argentina se repite, una y otra vez, y sus mejores períodos son interrumpidos por los grupos de poder de siempre, las corporaciones, los empresarios más ricos, las traiciones y los políticos que buscan enriquecerse a costa del pueblo. Como dice Burt Lancaster en El gatopardo: cuanto más cambian las cosas, más se parecen a lo que eran.

Alfonsín, la democracia desde Adentro (2019)

Dirigida por Juan Baldana, Christian Rémoli. Escrita por Gustavo Dejtiar. Producción: Martín Waisman, Christian Rémoli. Cámara: Javir Grufia. Sonido: Iván Baldana. Montaje: Roly Rauwolf, Christian Rémoli. Duración: 150 minutos.